Los síntomas de Parkinson pueden variar de una persona a otra. Si detectas de manera recurrente alguno de estos síntomas, consulta a tu médico.

Para quienes tienen Parkinson, cosas sencillas que la mayoría de la gente hace sin pensar —como sacar monedas de un bolsillo, escribir una nota o dar un paseo a pie— se vuelven difíciles y, a la larga, imposibles.

Escritura cambiante

Si tu escritura empieza a ir de grande y descabellada a pequeña y estrecha, esto podría ser una señal temprana del Mal de Parkinson.

“Los maestros se darán cuenta de los estudiantes, se quejarán de que no pueden leer su escritura el pizarrón” dice Deborah Hall, neuróloga del Centro Médico de la Universidad Rush de Chicago. Las letras son cada vez más pequeñas y las palabras cada vez más amontonadas.

Muchos pacientes también presentan un movimiento más lento y problemas con las tareas repetitivas, como escribir a mano.

Problemas para dormir

Si solías tener un sueño tranquilo, pero ahora solo das vueltas en la cama en lugar de dormir, agitas tus extremidades, o incluso has llegado a caer de la cama, podrías padecer Parkinson.

Es normal tener una noche sin descanso ocasionalmente, pero habla con tu médico si tú o tu pareja han notado movimientos extraños cuando estás en un sueño profundo, o si alguno de los dos comienza a hablar dormido.

Se necesita más investigación para descubrir por qué los trastornos del sueño y el Parkinson están relacionados, pero una teoría es que la degeneración de las regiones específicas del tronco cerebral puede causar trastornos para dormir.

Disminución del sentido del olfato

Si tienes problemas al percibir el olor de los alimentos en putrefacción, o para encontrar tus aromas favoritos, ve al médico.

No es el síntoma más común del Mal de Parkinson, pero la Dr. Hall dice que los pacientes con Parkinson, sufren una pérdida de olfato importante como el signo más precoz de la enfermedad.

El vínculo entre la disminución del sentido del olfato y el Parkinson no está claro, pero una teoría es que los grumos de la proteína alfa-sinucleína, que se encuentran en el cerebro de pacientes con Parkinson, se forman en la parte del cerebro responsable de olor antes de migrar a otras áreas, lo que afecta el olfato y a la función motora.

 

Depresión

Se ha hablado mucho de la relación entre el diagnóstico del fallecido comediante Robin Williams y el Mal de Parkinson.

A veces, los pacientes pueden desarrollar depresión después de enterarse de que tienen Parkinson, pero también es común que las personas sufran años de depresión antes de que comiencen a presentar síntomas físicos, dice Michele Tagliati, Directora del Programa de Trastornos del Movimiento en el Centro Médico Cedars-Sinai en California.

“El Parkinson se caracteriza por ser un trastorno del movimiento debido a la falta de dopamina en el cerebro, pero también hay niveles bajos de otros neurotransmisores como la serotonina, que están íntimamente relacionados con la depresión”, dice.

Los pacientes de Parkinson que están deprimidos tienden a sentirse apáticos y desinteresados en general, indiferentes ante las cosas que solían disfrutar, y atrapados en sentirse intensamente tristes o impotentes, como es común en la depresión primaria.

“Pierden placer en las cosas simples de la vida, como despertarse por la mañana e ir a comprar papel,” dice la Dra. Tagliati. El tratamiento para la depresión incluye el asesoramiento, la medicación antidepresiva, y en los casos más extremos, la terapia de choque eléctrico.

Temblores o sacudidas cuando estas relajado

Sacudirte un poco puede ser normal después de mucho ejercicio o si estás ansioso, o como efecto secundario de algunos medicamentos.

Sin embargo, un ligero movimiento de su dedo, pulgar, mano, barbilla, los labios o las extremidades cuando el cuerpo está en reposo y los músculos están relajados podría ser una señal de Parkinson, según la Fundación Nacional de Parkinson.

Alrededor del 70 por ciento de las personas con la enfermedad, experimentan un temblor cuando están en estado de reposo, y puede ser más fuerte durante el estrés o la excitación.

Este es el síntoma más común y a menudo la razón con la que se puede diagnosticar a los pacientes con la enfermedad, pero cuando los pacientes comienzan a recordar, generalmente se dan cuenta de que también experimentaron la pérdida del olfato, trastornos del sueño o la ansiedad antes de que comenzaran los temblores.

Estreñimiento

Si tus intestinos no se están moviendo diariamente, o cada vez tienes más problemas para ir al baño, esta podría ser una señal temprana del Parkinson.

La enfermedad altera el sistema nervioso autónomo del cuerpo, que controla los procesos como la digestión y la función intestinal.

El estreñimiento por sí solo no es inusual, pero si estás experimentando otros síntomas como dificultad para dormir y dificultad para moverse o caminar, háblalo con tu médico.

Movimientos con rigidez y lentitud

Presta atención a una rigidez anormal en las articulaciones, junto con debilidad muscular que no desaparece y hace que tus tareas cotidianas como caminar, cepillarse los dientes, abotonarse la camisa, o cortar los alimentos, sea difícil.

Si ya no balanceas los brazos al caminar, tus pies se sienten como “pegados al suelo” (que te hace dudar antes de dar un paso), o las personas te comentan que se te notan rígidos cuando no tienes lesiones, la Fundación Nacional de Parkinson sugiere ver a un médico.

Voz más suave, o la cara rígida

Los médicos dicen que una voz más suave o rigidez en el rostro, que lo torna inexpresivo es un signo común de la enfermedad.

Algunos pacientes también pueden hablar más suave sin notarlo o tienen una voz excesivamente rápida e incluso tartamudeo.

Esto debido a que el Parkinson provoca la interrupción del movimiento, incluyendo los músculos faciales.

Tomado de rd.com 8 Early Symptoms of Parkinson’s Disease Too Easy to Miss