El chocolate es un ingrediente que gusta a la mayoría de los mexicanos, es muy extraño encontrar a alguien que no disfrute de su delicioso sabor.

Incluso este ingrediente juega un papel principal en gran variedad de comidas y postres de la gastronomía de nuestro país. Sin embargo, pocos hablan de sus importantes beneficios en la salud.

Un consumo adecuado de chocolate, y sobre todo el amargo, ayuda a las funciones cardiovasculares y cerebrales, alivio de la hipertensión (presión arterial alta) y regulación de azúcar en la sangre, entre otros padecimientos.

Además, se sabe que el consumo de chocolate produce serotonina, una sustancia que ayuda a disminuir la depresión y genera una sensación de calma.

El chocolate también libera el estrés y produce una sensación de enamoramiento en el cuerpo y se dice que incluso retrasa el envejecimiento.

Comer chocolate puede tener una importante influencia sobre el estado de ánimo, por lo general conduce a un aumento de sensaciones agradables y una reducción de la tensión.

Erróneamente se ha vinculado con padecimientos como la obesidad y el sobrepeso, cuando no existe evidencia que sustente alguna correlación.

Un ejemplo de esto es que Suiza y Australia cuenta con un consumo per cápita mayor al de México y los niveles de obesidad en adultos en dichos países son de los más bajos a nivel mundial.