Según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de los infartos son prevenibles. Mantén tu corazón en forma con estos consejos.

1. Incluyo huevo en mi dieta

“La ciencia ha demostrado que una dieta libre de colesterol no necesariamente reduce los niveles en la sangre de éste en una persona. Es más, un alimento con alto contenido de dicha sustancia suele tener propiedades antioxidantes. El huevo es un excelente alimento, lleno de proteínas sustanciosas y grasas esenciales”.

Carolyn Dean, médica y naturópata, autora de Fibrilación auricular: cómo remineralizar tu corazón

2Duermo ocho horas todas las noches

“No dormir bien está asociado a una presión arterial elevada: factor de riesgo para padecer trastornos cardiacos. Trato de acostarme a las 10 p. m. No veo televisión antes de dormir y mi cuarto siempre está oscuro. Evito las bebidas con cafeína después de las 10 a. m. y el alcohol entre semana”.

Jennifer Haythe, cardióloga y docente del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Nueva York

3. Uso de las escaleras

“No debería sorprendernos que el número de infartos haya aumentado recientemente, debido en gran parte a las comodidades modernas, como ascensores y escaleras eléctricas, las cuales reducen la cantidad de ejercicio que hacemos todos los días. Para contrarrestar esto, subo y bajo las escaleras convencionales cada vez que puedo”.

Richard Wright, cardiólogo y director del Pacific Heart Institute, del Providence St. John Health Center en Santa Mónica, California

4Medito diario

El estrés provoca la liberación de catecolaminas (neurotransmisores que activan la reacción de lucha o huida) y esto, a su vez, puede producir insuficiencia cardiaca e infartos. He descubierto que meditar 20 minutos todos los días me genera una sensación de bienestar y tranquilidad. De esta manera obtengo el respiro que necesito cuando la presión está aumentando por cualquier situación”.

Archana Saxena, cardióloga del Centro Médico Luterano de la Universidad de Nueva York

5Uso un servicio de entrega de comida

Me salto las comidas con frecuencia y termino consumiendo alimentos poco saludables a lo largo del día. Un servicio de entrega de comida personalizada a domicilio me ayuda a garantizar que los platos y bocadillos que coma sean saludables”.

Nicole Weinberg, cardióloga del Providence St. John Health Center

6Hago CrossFit

“La actividad física reduce los ‘picos de cortisol’, grandes secreciones de hormonas del estrés que están estrechamente relacionadas con un aumento del riesgo de sufrir infartos o apoplejías. El CrossFit, un sistema de acondicionamiento físico basado en ejercicios variados e intensos, es mi ejercicio preferido”.

Adam Splaver, Cardiólogo  y cofundador del grupo médico NanoHealth Associates

7Tomo un multivitamínico personalizado

“Un estudio publicado en el Journal of Nutrition en 2015 mostró que las mujeres que tomaron un multivitamínico por más de tres años redujeron considerablemente el riesgo de desarrollar cardiopatías. Aunque intento seguir una dieta mediterránea bien equilibrada, sé que me hacen falta ciertos nutrientes. Por eso tomo un complemento multivitamínico diseñado para mis necesidades específicas, que se basa en lo que respondí en un cuestionario sobre mi alimentación, estilo de vida y preocupaciones de salud, así como en resultados de estudios médicos. Incluso fundé una compañía para ayudar a otros a descubrir qué vitaminas se ajustan mejor sus necesidades”.

Arielle Levitan, cofundadora de Vous Vitamin LLC, compañía que crea vitaminas personalizadas, y coautora de La solución a las vitaminas: dos médicas aclaran la confusión sobre las vitaminas y tu salud

8Siempre encuentro algo de qué reírme

“Encontrar el lado gracioso de las situaciones cotidianas me ayuda a no perder de vista la justa dimensión de las cosas. Además, se sabe que reír dilata las arterias y mantiene bajos los niveles de presión arterial”.

Suzanne Steinbaum, cardióloga y vocera del movimiento Go Red for Women, de la Asociación Estadounidense del Corazón

9Cuido mis dientes

“Una buena higiene bucal puede disminuir la inflamación sistémica en el corto plazo. Aunque es necesario hacer más investigaciones para determinar si esto efectivamente reduce la cantidad de infartos y apoplejías —se ha discutido la relación que puede haber entre ambos durante décadas—, tener una boca saludable es importante para el bienestar general”.

Julie Clary, cardióloga del Centro de Salud de la Universidad de Indiana

10. Me vacuno contra la influenza cada año

“Vacunarse contra esta enfermedad respiratoria es bueno sobre todo para quienes padecen cardiopatías e insuficiencia cardiaca. Hace poco, esta vacuna demostró proteger contra la fibrilación auricular de nueva aparición (un ritmo cardiaco irregular)”.

Jason Guichard, cardiólogo de Birmingham, Alabama

11Como frutos del bosque

“Las bayas contienen antioxidantes naturales como las vitaminas C y E, y las antocianinas (los pigmentos que les dan su color); ambos benefician al corazón. El Estudio de Factores de Riesgo de Cardiopatías Isquémicas de Kuopio, realizado en Finlandia, mostró un número notablemente menor de muertes causadas por cuadros cardiacos entre los hombres que consumían 400 gramos (unas 3 tazas) de bayas al día. El Estudio de Salud Femenina de Iowa, hecho en 35,000 mujeres, mostró una reducción significativa en la mortalidad por la misma causa al ingerir fresas durante 16 años. Por eso como bayas frescas o congeladas con frecuencia”.

Nitin Kumar, gastroenterólogo y experto en riesgo cardiometabólico del Instituto de Endoscopia Bariátrica, en Illinois

12Respeto el poder de la presión arterial

“En 2015 hicimos un estudio que demostró que reducir la presión arterial sistólica (la cifra superior) a 120 mm Hg disminuye en 25 por ciento las muertes causadas por enfermedades cardiovasculares, insuficiencia cardiaca, apoplejía e infartos. Es importante mantener controlado ese indicador con una dieta saludable, actividad física y un peso adecuado”.

Cora E. Lewis, epidemióloga y docente en la Escuela de Medicina de la Universidad de Alabama, en Birmingham

13Como mucha proteína

“Debido a que es un músculo, el corazón necesita proteínas magras todos los días. Consumo carne de peces silvestres y de animales alimentados con pasto, además de aceite de oliva, frutos secos y verduras; todos estos productos son saludables para el corazón. Además, evito la carne con antibióticos u hormonas”.

Al Sears, especialista en antienvejecimiento y autor de 15 libros sobre salud y bienestar

14Reviso mis hormonas

“Los niveles elevados de hormonas en las mujeres, sobre todo de estrógeno, pueden afectar la contracción y expansión de los vasos sanguíneos, lo que nos hace más vulnerables a los desgarres arteriales y coágulos sanguíneos. El riesgo de padecer enfermedades cardiacas es ligeramente mayor para aquellas que usan métodos anticonceptivos hormonales o reciben terapias de reemplazo hormonal, o están embarazadas. Pídele al médico alternativas para el control de natalidad o terapias hormonales. Otra forma de tener niveles de estrógeno saludables para el corazón es mantener un peso adecuado”.

Nicole Weinberg, cardióloga

15Elijo con cuidado los aceites de cocina

“Recientemente se han hecho varias investigaciones para determinar el impacto que distintos aceites vegetales tienen en nuestra salud cardiaca, lo que ha implicado conocer muchos otros aparte del aceite de oliva. También evito productos que contengan aceite de palma y prefiero aquellos con aceite de canola. Los aceites de coco, con moderación, de aguacate y de almendra son buenas opciones”.

Jonathan Elion, médico miembro del Colegio Estadounidense de Cardiología (ACC) y profesor en la Universidad Brown, en Rhode Island

16. Paso tiempo al aire libre

Hace poco me di cuenta de que pasaba mucho tiempo en interiores, así que me ‘receté’ una caminata. Este contacto con la naturaleza reduce el estrés y me permite obtener vitamina D del Sol”.

Monya De, médica internista de Los Ángeles y maestra en salud pública

17Hago tiempo para estar con mis seres queridos

“Los padecimientos cardiacos se han relacionado con el estrés laboral y la aflicción psicológica que se presenta en cualquier momento de la vida. Afortunadamente, se trata de dos cosas que el contacto con nuestros familiares y amigos cercanos puede ayudarnos a mitigar”.

Jason Guichard, cardiólogo

18Vigilo mis niveles de glucosa en la sangre

“Según los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares son las causas más comunes de muerte entre los adultos con diabetes. Por eso evito la comida chatarra, sobre todo los refrescos, así como aquellos alimentos que eleven el nivel de glucosa sanguínea y provoquen resistencia a la insulina, pues ambos son pasos previos a la diabetes”.

Richard Wright, cardiólogo

19Hago ejercicio aeróbico intenso

“El ejercicio cardiovascular frecuente, intenso y prolongado disminuye la presión arterial, aumenta el colesterol bueno, reduce el colesterol malo y los triglicéridos, y estabiliza los niveles de azúcar en la sangre. Trato de ejercitarme 45 minutos casi diario y quemo aproximadamente 750 calorías”.

Paul B. Langevin, médico y profesor del Departamento de Anestesiología y Medicina Perioperatoria en la Facultad de Medicina de la Universidad Drexel, en Pensilvania

20Recomiendo hacer el amor

Tener relaciones sexuales es como realizar entrenamiento por intervalos, lo que es excelente para el corazón. Una manera fácil y divertida de ayudar a tu corazón ¡es hacer el amor con más frecuencia!”.

Richard Wright, cardiólogo